miércoles, 9 de abril de 2008

Tengo la mala costumbre de creerle a la gente

Hey, Betún, sé que no me creerás,
pero esto no es un intento de convencerte de nada,
es sólo que me agarraste queriendo escribir y me diste tema.


Todos hacemos elecciones fundamentales, al menos eso me gusta creer. Pienso que, habiendo necesitado decidir tantas cosas para poder seguir adelante, el común de la gente se somete a los mismos procesos que yo viví para estar plenamente conscientes de la persona que se es, como yo lo soy de mi mismo.
Entre esas decisiones tomadas estuvo el confiar. Yo, por regla, confío, y estoy convencido que quien me traiciona es quien falla y no yo por haber creído. Lo dicho, no soy un santo, y no lo soy por haber aprendido una lección distinta sobre el amor y el sexo, sobre las relaciones y las cosas que la mayoría supone son regla de oro en un romance. Y yo, queridos míos, no sé nada de cortejos tradicionales, no sé ser inocente y, salvo una vez hace algunas semanas atrás, nunca tuve arrepentimientos al respecto.
Quizás por eso muchas personas -hombres homosexuales la mayoría- han decidido que no soy una persona confiable. Aparentemente mi agitada, frecuente y nada convencional vida sexual es razón más que suficiente para adjudicarme otra etiqueta y decidir que soy "malo".
Pero la verdad es que soy tan confiable que siempre podras contar con que diga todas las verdades sobre mi. No se me ocurre una mayor garantía para nadie que alguien que no se mienta a si mismo, que no se engañe ni engañe a otros mostrando una pose, esperando deslumbrar.
Para mi sostener una tramoya no merece el esfuerzo -ni que me llamara Lilly y me gustaran las acrobacias...-. Sé mentir, me sale con naturalidad, sin esfuerzo, pero no lo hago porque decidí no hacerlo, porque no me proporciona felicidad, me roba la paz y me aleja de quien un día decidí ser. Prefiero pasar por "puta" (que me perdone el gremio), antes que me agarren con una mentira prensada con los dientes. ¿De qué sirve vocear a los cuatro vientos el orgullo que se siente de ser quien se es si se tiene que mentir al respecto? Y yo, lo sostengo, me gusto mucho.
No me definen los hombres con quienes he compartido cama, alguna mesa, mucho piso o callejones oscuros, me definen las decisiones que me llevaron a eso, las que tomé después y las que me traen a escribir esta noche.
Soy un hombre confiable, decidí confiar esperando que confíen en mi y creo no equivocarme al hacerlo.

5 comentarios:

Sandum dijo...

Estee... Me parece que eres una persona tan contradictoria, quizá no internamente, pues lo que expresas no tiene nada de particular, es tu sentir y eso se respeta, pero no sé, tu merchandising es extraño, por un lado quieres tener a alguien que te sonría todas las mañanas y tenga buen gusto por las camisas, pero por el otro andas por ahí sin importarte lo que piense la gente en cuanto a si eres fiel o no, yo te lo aplaudo, pues uno no come con lo que piensan los demás, no obstante, ¿Una persona que quiera una relación estable se acercara a alguien con esa imagen? ¿Se puede confiar en ti, pero en cuanto a qué? (ojo estoy preguntando no siendo irónico) Si hablamos de fidelidad (por dar un ejemplo), me parece fabuloso que estés sin pose (yo soy así) pero la verdad yo no quisiera tener a alguien al lado que un día me dijera "ayer me acosté con fulanito" Hay ciertas cosas que preferiré no saber, pues se que la fidelidad es muy difícil en nuestro mundo, pero si mi pareja va a tener algo por ahí, pero aún así considera sentirse bien al estar conmigo, yo, honestamente, prefiero no saber si probo otra cosa fácil por ahí... Total, yo soy el que manda dijera alguna por ahí, yo seré el que le da más nota, y el día que me confiese algo así será porque ese día se acaba lo nuestro... Ahora si hablas de confianza en otros asuntos, yo soy de los que comulga con la idea de que a una persona no se le juzga por lo que hace bajo las sábanas… Saludos, y perdona este testamento en tu blog… La próxima te respondo en un post en el mío jajajajaja

Magia de mujer dijo...

Tomando para empezar el título de éste post quiero decirte que creer en la gente no pienso que sea una mala costumbre, eso es genial; desde mi punto de vista. Que no confíen en ti por tu forma sexual de llevar la vida me parece un prejuicio más, ellos se lo pierden. Ahora bien; lo que no me ha quedado claro es que partas del hecho de que como no te mientes a ti mismo, ésta sea la mayor garantía de ofertar confianza a cualquiera porque precisamente lo que genera confianza a otros es lo que tiene que ver con ellos no contigo, y si ellos quieren ocultar algo por ejemplo pero tu eres tan transparente con lo tuyo, pues temerán que lo seas con lo de los demás. No se si he sabido explicarme... jeje.
Te admiro cuando dices que no son los hombres sino las desiciones que tomas las que te definen, una frase perfecta!

De todas formas quien te conozca bien y sea tu amigo sabrá valorar el ser humano que eres. Hay gente que confía en mi, lo que temen generalmente es lo que pueda decirles al respecto y creo que eso es a veces lo que inhibe a la gente para confiar; no siempre resulta fácil vernos tal cual somos y menos que los demás nos vean.

Disculpa que me haya extendido en el comentario pero ya debes saber que tus posts levantan elucubraciones y analísis :)

Saludos! y felicitaciones por ser como eres :)

cliverdum dijo...

Les diré... sufro de lo mismo. Estoy espiritual y humanamente programado para no mentir. Tal vez sea que soy tan mal mentiroso que mejor no lo hago... aunque prefiero pensar que la falta de habilidad deviene de la falta de experiencia y costumbre en el área. Desde hace muchos años cuando la gente me pregunta -tal vez por asombro-costumbre, o simple mala costumbre- "ehmm... ¿pero es en serio?" mi respuesta automática es "Yo no digo mentiras"... y es la verdad. Todos saben a que atenderse conmigo, y no me disculpo. Si no lo quieres saber, entonces no me lo preguntes... muchas veces recibo advertencias previas a las preguntas: "por favor, no me cortes la cabeza, pero dime que piensas de..." y todos saben que salga sapo o salga rana, saldré yo.

Ahora bien, ¿cuál es mi error? Me toca confesar que me identifico total y plenamente con el autor de este post (el cual -por cierto- tengo 2 días sin verlo online). Le creo a la gente... o lo que es peor, creo -y verdaderamente creo- que son iguales que yo, y dicen lo que piensan, y piensan lo que sienten... y a "golpe parejo" me ha tocado aprender a confiar en mi muy primitivo instinto de supervivencia y hacerle caso a la "alerta" que siento al estar en presencia de ciertos seres (algunos infra-seres).

Los dejo con una cita (en inglés) de Grey's Anatomy, en la que no sé porqué estoy pensando desde que empecé a escribir estar palabras (que espero tengan algo de sentido y coherencia)...

"You don't get to call me a whore. When I met you, I thought I had found the person that I was going to spend the rest of my life with. I was done. So all the boys, and all the bars, and all the obvious daddy issues, who cared? Because I was done. You left me. You chose Addison. I'm all glued back together now. I make no apologies for how I chose to repair what you broke. You don't get to call me a whore"....

para los que no hablan inglés:

"No tienes derecho a decirme que soy una cualquiera. Cuando te conocí, pensé que había encontrado a la persona con quien pasaría el resto de mi vida. Estaba lista, así que todos los hombres, y todos los bares, y todos mis problemas por mi relación con mi padre... ¿a quién le importa? porque estaba lista. Tu me dejaste a mi!! Tu escogiste a Addison. Ya estoy ensamblada de nuevo. No ofrezco disculpa alguna por la forma en la que yo decida enmendar lo que tu rompiste. No tienes derecho a decirme que soy una cualquiera".

Y ahora me despido estimados internautas...

ale dijo...

Para muchos ( AL MENOS PARA MI) has sido simbolo ademas de confianza de admiracion por llevar tu vida como la llevas y tomar no solo decisiones correctas si no aceptar sus consecuencias dignamente (cosa que no muchos hacen), Creo que la confianza que hasta el momento he depositado en ti ciertamente viene de una empatia mutua y de no encontrame como tu bien dices mentiras atadas a tus dientes ni dobles caras, Aplaudo el hecho de que no te mientas a ti mismo, pues asi lo duden es la mejor manera de garantizar que no le mientas a los demas. De posito mi confianza en ti sin mirar dos veces ya que se que asi como no mientes tambien eres alguien cauto y celoso de la informacion de los terceros como para no divulgarla. Por ultimo mi querido amiguito me siento feliz de ver como una vez mas colocas en alto sobre la bandera de tu sexualidad tu libido nada precario y tus ansias, no importandote lo que piense la gente, lo cual no debe importarle a nadie mas que a ti mismo y cuando la persona correcta llegue a tu vida esta sabra aceptarte tal y como eres, o seras tu quien se amolde a ella, pero en cualquiera de esos dos casos esa sera una mas de tus acertadas decisiones, Un abrazo amiguito.

Juan Luis Urribarrí dijo...

Wow!!! Por eso es que me encanta pasarme por tu blog. Primero por la forma que tienes de expresar tus sentimientos y el maravilloso grupo de comentaristas del cual gozas. Ni una cosa ni la otra tiene desperdicio.

Te quiero, amigo

Saludos desde mi Cantina

Un pana colabora